Criticas La Semilla de Chucky


LA SEMILLA DE CHUCKY

Extraña producción donde las haya, nacida sin duda para el deleite de los fanáticos de la saga de "Muñeco diabólico", de la que compone la quinta parte, pero que sin embargo no renuncia a intentar atraer a un público más general. Renunciar no renuncia, pero temo que el público más que sentirse atraído huirá de las salas como la grasa huye del Fairy.

Cuenta "La semilla de Chucky" la atribulada vida del vástago del muñeco del demonio. No conociendo su origen, es explotado por un ventrílocuo inglés y satánico, que lo humilla constantemente y desprecia porque, a pesar de parecer el hijo de Marilyn Manson y Avril Lavigne, el chaval tiene buen corazón. Televisión mediante, el crío ve una imagen de sus padres y se entera de que una película sobre ellos está en marcha, protagonizada por Jennifer Tilly. Se lía la manta a la cabeza y aparece en Hollywood para resucitar a sus padres, matar a todo el mundo que pueda, sobrevivir a los conflictos familiares típicos de una familía de no-muertos resucitados mediante vudú en forma de engendros plásticos (esto último podría recordar a un capítulo de "Los Osbournes") y resolver las dudas de identidad sexual que todo muñeco andrógino tiene.

Así es la historia. Está enfocada desde el esperpento y la auto-parodia, cosa que supongo que deleitará a los más acérrimos seguidores de la saga, pero que a mí personalmente me raspaba los fondos. El lado esperpéntico lo fomentan por un lado hechos como la aparición de Jennifer Tilly interpretándose a sí misma interpretando a la novia de Chucky en la película que se rueda dentro de la película, a la vez que en la segunda pone voz a la novia de Chucky. Parece confuso, pero visto aún lo es más. Luego ayuda también el hecho de que aparezca John Waters, más en un cameo que en otra cosa, cuyo aspecto es esperpéntico de por sí. El lado parodico está sustentado sobre las bases de un argumento y unas situaciones nada serias, con una pareja de asesinos del más allá discutiendo como orientar su vida familiar y similares, junto con contínuas referencias y parodias de pelícuas ya clásicas, como "El resplandor" o "Glenn or Glenda".

Los actores están al nivel que se les exige: son capaces de dar réplica a tres muñecos de plástico en cuya animación tampoco es que se haya volcado mucho esfuerzo. He visto a gente con calcetines en las manos que conseguía mayor grado de realismo. Mención especial a Jennifer Tilly y a Redman (un rapero) que logran meterse en el papel de manera sublime, lo que demuestra por un lado una magnífica dirección de actores y por otro un ojo avizor a la hora del casting. Nadie como ellos podría haber dado vida a Jennifer Tilly y Redman en la ficción.

En fin, una aburrida película de género indefinido que gustará a los fanáticos (o no) y que a los demás producirá una serie de interesantes movimientos estomacales que probablemente terminen en arcada. Recomendada para bajitos con mala leche.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Valoración que nos dan en Blogdeldia

trucos blogger

 
Design by fthemes
Bloggerized by Seo Lanka and Blogger Template